jueves, 10 de agosto de 2017

"VENEZOLANOS" - "LA ABEJA"

Cabecera de ida y vuelta
arepa
Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- Llegué al Perú en el año 2011. Si bien por aquella época no había demasiados venezolanos por estos pagos, pronto entablé amistad con uno de ellos a través del Centro Español de Lima, pues aquel venezolano, que ya llevaba unos cuantos años en Estados Unidos, era asimismo nieto de gallego. Ni él ni su señora pensaban ya en regresar a Venezuela. Para ellos, Venezuela ya no sería más que un recuerdo.
Entrañable, pero recuerdo al fin y al cabo; recuerdo que no se iba a corresponder con la realidad del futuro. Él tenía también vínculos con el Perú y después de hacer un curso que tenía pendiente acá, pensaba en ir a Miami y santas pascuas. Fueron pasando los años, y los venezolanos emigrados se fueron multiplicando. Hoy uno va a la sede de Migraciones en la Avenida España, distrito de Breña, y no sabe si está en Lima o en Caracas.
Asimismo, amigos ecuatorianos y colombianos también dicen que sus respectivos países están llenos de venezolanos que huyen de la miseria, el hambre, el terror... Y todas las cosas malas que ha potenciado el castrochavismo. Ojo, pero que ha potenciado, no que haya creado. No perdamos eso de vista. También se ven cada vez más venezolanos por España. Y jamás vi en la Piel de Toro un venezolano mendigo, ni que pase hambre. Se recursean (válganos el peruanismo) bastante bien, y ven y aprovechan oportunidades donde los muy comodones europeos en verdad no queremos.

miércoles, 2 de agosto de 2017

"ENTRE BOVES Y CABRERA" - "DIARIO DE LA MARINA"

José Tomás Boves, asturiano, fue el caudillo realista de los Llanos de Venezuela por antonomasia. Ramón Cabrera, catalán, fue el caudillo del ejército carlista en la…
ELDIARIODELAMARINA.COM

"ATENTOS A COLOMBIA" - "LA ABEJA"

Cabecera de ida y vuelta
SANTOS Y CHAVEZ1
Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- Hace unos meses escribíamos sobre la situación palpitante que atraviesa Colombia (1) y, aunque no ha pasado mucho tiempo, luego de contactar con amigos colombianos, procedemos a apuntillar algunas cuestiones rabiosamente actuales. A saber:
-Colombia siempre ha sido un país con fuerte tendencia hispanista y crítico con el proceso de independencia, y no es algo que venga de ahora. El político e historiador Pablo Victoria Wilches (2) siempre recuerda cómo los separatistas, venidos en muy buena medida de Venezuela, hicieron auténticas tropelías en suelo bogotano. Los colombianos nunca han olvidado eso. Dentro del virreinato neogranadino, el actual territorio colombiano era prolífico en sapiencia, y durante el siglo XVIII atrajo numerosa inmigración ibérica. No puede decirse lo mismo de la capitanía venezolana, más pensada para sus relaciones agrícolas con Santo Domingo. Para los colombianos, no deja de ser una humillación surreal el estar sojuzgados por venezolanos, máxime cuando todo se debe a la errática y traicionera política de Juan Manuel Santos, cuyo entreguismo al chavismo, por más que ahora quiera recular un poco, ha sido demencial y ha avivado unos odios nunca extinguidos. Y esto es complejo, porque como decía el escritor Gabriel García Márquez, antes de la invasión gringa de Panamá, Colombia oscilaba entre dos ejes: El Caribe y el Ande, siendo que acaso en su primer ciclo de independencia primaba más la región caribeña; pero luego de la pérdida de Panamá, fue el Ande el que tomó las riendas. Y en el Ande colombiano hay mucha conciencia criolla como estilo de vida, de pensamiento. En Colombia quien manda es el criollo, y ser mandados por otros como que nunca ha gustado.

domingo, 30 de julio de 2017

MAJADEROS SEPARATISTAS

Resultado de imagen para miguel unamuno

“¡Qué majaderos son los separatistas! Cualquier aldehuela nos demandará el mejor día su Estatuto. Son los separatistas una cuadrilla de literatos fracasados compuesta de locos y de vanidosos. No saben lo que piden. La única petición clara es que quieren ser guapos. Y la majeza es una endemia muy española."

Miguel de Unamuno 

martes, 25 de julio de 2017

DOCTRINA Y ESPADA

Imagen relacionada

«Dios hizo a Santiago, Patrón de España, que no existía entonces, para que cuando llegue el día pudiera interceder por ella y volverla otra vez a la vida con su doctrina y con su espada.»

Francisco de Quevedo 

viernes, 21 de julio de 2017

DESANGRÁNDONOS

Resultado de imagen para MIGUEL ANTONIO CARO PRESIDENTE COLOMBIA

“No nos hemos contentado con independizarnos de España, hemos pretendido emanciparnos aun de la sangre española, y como ésta nos corre por las venas venimos desangrándonos… con crueldad insaciable: ¡Error funesto!”

Miguel Antonio Caro, presidente de la República de Colombia 1892-1898.

martes, 18 de julio de 2017

LA HORA DE ESPAÑA

Imagen relacionada

"La hora de España está sonando y sus mejores hijos han de marchar hacia la victoria de sus armas. Muchos de vosotros habréis de morir, pero vuestro sacrificio no habrá sido en vano, porque la Patria habrá de rendiros honores y Dios habrá de recompensaros por la victoria con la infiel y enconada hereje, instigadora de todas las horas, traidora de todos los días, enemiga de todos los siglos, la pérfida Inglaterra. Sois vosotros a quienes se les ha encomendado el destino de España. ¡Ni un paso atrás, el pie siempre al frente, marcha de valientes, carga de vencedores!"

Bernardo de Gálvez. Arenga a las tropas que iban a realizar el asalto final a las posiciones británicas en Pensacola (Florida). Madrugada del 8 de mayo de 1871. (Extraído del libro Banderas lejanas, de Carlos Canales Torres y Fernando Martínez Laínez).


Resultado de imagen para banderas lejanas

lunes, 17 de julio de 2017

JOSÉ MANUEL EL TAMBORILERO, IN MEMORIAM

Resultado de imagen para José Manuel el Tamborilero

-Querido José Manuel:

Aunque estoy muy lejísimos, me entero de todo. Tengo un servicio de información que no veas. Y me he enterado que te has ido. Que por fin has descansado. Y yo sé que te merecías ese descanso después de una vida de esfuerzo y abnegación. Pero hombre, no tenerte entre nosotros... ¡Qué duro se hace! Y así, si ya en vida fuiste leyenda, ahora que te nos vas, no te digo nada y te lo digo todo... La marisma eterna te abre los brazos de par en par, allá donde te puedas reencontrar con tus hijos. Nuestra música tradicional te debe mucho. Siempre te he admirado, amén de por tu genialidad, por tu humildad y tu carácter de bondad y franqueza. Como los grandes artistas, te serviste de tu talento para llevar el nombre de tu pueblo allá donde estabas. ¡Qué buenas conversaciones tuvimos, sobre todo en aquellos viajes en los que coincidimos en el autobús viniendo de Sevilla para Bollullos! ¡Cómo te recuerdan todos los chiquillos con tus dulces en la puerta del colegio! 

Ha sido un placer tratarte y conocerte. Ahora eres tamborilero eterno. Yo, como amante de nuestras tradiciones, no sentiré sino encogérseme cada vez más el corazón cuando escuche una flauta y un tamboril al frente de la Atlántida que se nos abre en el Rocío, señalándonos la clave de nuestro destino.

Descansa en paz, querido y admirado amigo. No estoy a la altura de tu arte, pero aun así, me atrevo a dedicarte estos versos: 


Resultado de imagen para José Manuel el Tamborilero


SE DURMIÓ

José Manuel el Tamborilero, in memoriam

Se durmió la flauta,
se durmió el tamboril,
se durmió el genio,
que nos hacía sentir,
amaneceres romeros,
de inolvidable cariz.
José Manuel el Tamborilero,
tu espíritu feliz,
cuatrovitero y rociero,
de talentoso cariz,
nos acompaña eternamente,
en el alma, y al decir
tu nombre peregrino,
aunque el verbo "morir"
nos entristezca, sabemos
que el verbo "vivir",
mejor se corresponde,
con tu legado y tu raíz,
de un Bollullos que te adora
como tu dilecto jardín,
en la Baja Andalucía,
que tú hiciste asir
el cielo con tu música
de tradicional matriz,
recorriendo el mundo
contigo como adalid.
Ahora, el sueño de los
justos duerme. Por ti,
nuestra memoria de pueblo
reza y ama hasta el fin.
José Manuel: Hasta siempre,
maestro y amigo, Ahora vas a oír
la música celestial que adelantaste
en vida con espléndida directriz.
¡Siempre presente, por siempre
tu duende nos vas a transmitir!



Imagen relacionada



Requiem aeternam dona ei Domine.
Et lux perpetua luceat ei.
Requiescat in pace.
Amen.

lunes, 10 de julio de 2017

"DE LO CULTO Y LO POPULAR" - "GEOPOLÍTICA"

Con respecto a las confusiones entre lo culto y lo popular (y qué o quién determina qué ha de ser tal o cual), podríamos escorarnos hacia el mundo del folclorismo.
GEOPOLITICA.RU

domingo, 2 de julio de 2017

"APOLOGÍA DEL CHAVO DEL OCHO" - "LA ABEJA"

Cabecera de ida y vuelta
chavodel6
Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- Todavía a día de hoy, mis amigos de México y del resto de Hispanoamérica se sorprenden de mi pasión por “El Chavo del Ocho”, el mítico programa ideado por Roberto Gómez Bolaños y que se hizo sensación desde México a la Patagonia a partir de los años 70. En España fue conocido más tarde, a principios de los 90, pero de igual manera, pronto caló hondamente en el público, convirtiéndose ipso facto en un programa que veían desde los más viejos a los más nuevos. Fue entrañable esa fuerza con la que entró, demostrando muy pronto, a través de una serie de lo más cotidiano, las posibilidades que nos llevan a una natural unidad en la diversidad dentro del mundo hispano que al final se acaba reconociendo. La buena salud de nuestro cervantino idioma (con una unidad muy fuerte y fundamental concretamente en el español de América) hace que, si mantenemos un nivel más o menos neutro, o más menos formal, se entienda a uno y otro lado del charco estupendamente. Incluso alguna que otra palabra puntual, como “menso”, se acababa entendiendo por la lógica del contexto.
En Colombia, el Chavo hizo tal furor que se decía que los niños hablaban más como mexicanos que como colombianos. Y es que como dice mi amigo el historiador ecuatoriano Francisco Núñez del Arco, el Chavo ha hecho más por la unidad hispana que muchas otras cosas en teoría más “elevadas”.
Además de la fuerza del idioma, está el “hecho cultural”: La vecindad mexicana, al igual que la quinta peruana o el corral de vecinos español, hunden sus raíces en una antigüedad muy remota, pues ya en el Imperio Romano (del que somos herederos, y no se olvide que el libro de cabecera de Hernán Cortés era la Guerra de las Galias de Julio César) existía ese estilo de vida. Recordaba a un pasado cercano, entrañable. Invitaba a que fuera visto por la familia. De hecho, yo lo veía con mis abuelos. Recuerdo cómo mi abuela materna le cogió un grandísimo cariño al programa, y todas las tardes me pedía que se lo pusiera. Y por desgracia, estamos ante un formato prácticamente extinto. Entre otras cosas, porque los horarios laborales son cada vez más asfixiantes, y en esta suerte de Segunda Revolución Industrial globalista, el mismo concepto de familia parece estorbar. Aparte, la televisión, a la par que todo el mundo de la comunicación, camina en una dirección de sectarismo barriobajero y manipulador. No sólo en las series de ficción: Basta ver las noticias o los deportes. El mal gusto impera por doquier. Esto afecta a muchas otras disciplinas, como el arte. Y con esto no se dice que, necesariamente, cualquier tiempo pasado fuera mejor. También había programas malos en épocas pasadas. Pero creo que todo tiene un límite.
Enfocándonos en el programa, probablemente Ramón Valdés, a través de su personaje Don Ramón, fuera uno de los que más llamaba la atención. En cambio yo siempre me fijé más en el Profesor Jirafales interpretado por Rubén Aguirre. Con el devenir de los años y mi experiencia en la enseñanza, no puedo sino hasta sentirme identificado con aquel profesor grandón, aficionado a los puros y a la tauromaquia, cursi y romántico; y según el propio Rubén Aguirre QEPD, tanto la persona como el personaje eran de lo más parecido, sin saber ahí quién se superaba, si la realidad o la ficción. Esa, probablemente, es la clave del realismo mágico que es real como la vida misma. Asimismo, nuestro mentado y dilecto actor refrendaba lo que decimos en cuanto al éxito del Chavo: Porque era un programa sano, sin ofensas graves ni salidas de tono, ni palabrotas, ni cosas raras. Se podía ver con cualquiera y a cualquier hora. Y se reía uno. Y al final, siempre se acariciaba alguna moraleja.