martes, 27 de junio de 2017

MIS LECTURAS: "ESPAÑA FILOSÓFICA" DE ÁNGEL GANIVET

Imagen relacionada


Gracias a ese singular invento del libro electrónico, por las noches voy escarbando todo lo que puedo. Y vi varios de Ganivet en el archivo. Si bien hace meses estaba bicheando a Ganivet, nunca será lo mismo leer en el ordenador, como tampoco será lo mismo leer en un libro de toda la vida. Pero bueno, nos quedamos en el intermedio, metiéndole mano a un volumen de "España filosófica" y otros escritos. Terminada la lectura del genio granadino,  corroboro que, aunque no estoy al 100% de acuerdo, me encanta leer al genio granadino por su conocimiento, su espíritu constructivo y su sincero y ardoroso amor patriótico. Uno de los hombres que más viajó de la intelectualidad de su tiempo y, sin embargo, lejos de acomplejarse (como la mayoría de la Generación del 98 y el regeneracionismo), no buscó sino soluciones en las profundidades del alma hispana, mirando siempre alto hacia sus esencias e intereses. Demuestra en estos escritos un gran conocimiento de la filosofía. Y acto seguido, lo combina no ya con sus viajes con el extranjero, sino con las anécdotas más populares, chispeantes y hasta poética que puede coleccionar desde Granada a Cataluña, celebrando su amistad con el artista Santiago Rusiñol.

Leer a Ganivet siempre es recomendable. Por el senequismo y el amor propio. Una de las joyas de la Edad de Plata de la literatura española. Y un espíritu que debemos rescatar si queremos intentar la reconstruir de España, un país hoy por hoy devastado en lo moral, lo social y lo político, más todavía que en lo económico, que esa es otra. 

MIS LECTURAS: "MITOLOGÍA EGIPCIA", DE MAX F. MÜLLER

Imagen relacionada

-Por esas cosas del destino, llevaba no sé cuántos años con este libro pendiente y por fin lo saboreo. de Edicomunicación S.A., creo recordar que es una de las muchas adquisiciones mías en la feria del libro de Punta Umbría. Comoquiera que mi interés por el mundo mitológico no decae con el paso de los años, sin embargo, nada tengo de neopagano ni ningún crédito concedo a esos malos imitadores del sionismo. Creo que el paganismo grecolatino cumplió su función y que, de alguna manera u otra, como coincidían desde San Agustín de Hipona a Tolkien, la salvación fue anunciada a los paganos de otras formas. Valoro su función histórica. Empero, de la mitología egipcia en sí tenía bastantes lagunas. Este libro no las ha subsanado todas, pero sí me ha dado una idea muy certera y generalista que creo que sirve para mucho. Algunas veces, Müller emplea un tono algo farragoso e influenciado por un supuesto objetivismo que en verdad más parece darwinismo que otra cosa. Tonos parecidos pueden encontrarse en la obra de Joaquim Pedro de Oliveira Martins, por ejemplo. Tampoco es que lo culpe demasiado.

Según Müller, la religión egipcia sería más tosca de lo que pudiera parecer a priori, con un animismo nunca depurado del todo, y habría sido "intelectualizada" especialmente por los griegos, al no comprender que en el fondo, era todo mucho más simple, siendo que le buscaron muchas explicaciones a los cultos animales. ¿Será así? No lo sé, la verdad. Mal que bien, el mundo griego y el mundo egipcio se fusionaron en Roma, y todavía me imagino que habrá mucha tela que cortar al respecto de ir desgranando los egiptólogos los muchos misterios, más o menos toscos, de aquella parte tan importante y enigmática del mundo.

Sea como fuere, una lectura interesante. Por fin me saqué la espinita.

Luego me fui con Ángel Ganivet. Y ahora pendiente de relecturas y novedades. Aun sin mucho tiempo, vamos a poco a poco todo lo que podemos.

viernes, 16 de junio de 2017

LAMENTOS INÚTILES

Resultado de imagen para Louis Ferdinand Celine

«Años después, cuando lo piensas, resulta que te gustaría mucho recuperar las palabras que dijeron ciertas personas y a las propias personas para preguntarles qué querían decir... Pero, ¡se marcharon para siempre!... No tenías bastante instrucción para comprenderlas... Te gustaría saber si no cambiarían tal vez de opinión más adelante... Pero es demasiado tarde... ¡Se acabó!... Nadie sabe ya nada de ellas. Conque tienes que continuar tu camino solo, en la noche. Has perdido a tus compañeros de verdad. No les hiciste la pregunta adecuada, la auténtica, cuando aún estabas a tiempo. Cuando estabas junto a ellos, no sabías. Hombre perdido. Siempre estás atrasado. Se trata de lamentos inútiles.»
L. F. Céline, Viaje al confín de la noche.

jueves, 15 de junio de 2017

LATINOS

Resultado de imagen para José de la Riva Agüero y Osma
"Los de América española, por muy mezcladas que estén entre nosotros las razas, somos latinos (culturalmente descendientes de Roma), con tan legítimos títulos como los rumanos balcánicos, descendientes de los dacios latinizados por colonos del español Trajano, y contaminados después con eslavos y tártaros. Pese a los vanos aires protectores de los que no se enteran, el latinismo es ante todo un concepto de confraternidad de lengua y cultura; y si a razones étnicas nos atuviéramos, ni siquiera muchos italianos hallarían cabida dentro de él; porque ni los precarios ligures y sicanos, probables autóctonos mediterráneos, afines de los vascos y de los africanos bereberes (blancos mediterráneos del norte de África); ni los exóticos etruscos, venidos del Asia Menor; ni los celtas y galos, establecidos hasta más acá de Bolonia; ni los innumerables sirios, judíos y egipcios, inmigrados en la Roma imperial; ni los invasores ostrogodos y longobardos; de todos los cuales descienden los italianos modernos tienen nada que ver en cuanto a sangre con los Prisci Latini. Y además de ser nosotros latinos por la civilización y el idioma, somos católicos, que es una redoblada y superior manera de latinidad"
José de la Riva Agüero y Osma

domingo, 11 de junio de 2017

UNA NACIÓN

Juan Negrín.png

“No estoy haciendo la guerra contra Franco para que nos retoñe en Barcelona un separatismo estúpido y pueblerino. De ninguna manera. Estoy haciendo la guerra por España y para España. Por su grandeza y para su grandeza. Se equivocan los que otra cosa supongan. No hay más que una nación: ¡España!. Antes que consentir campañas nacionalistas que nos lleven a desmembraciones, que de ningún modo admito, cedería el paso a Franco sin otra condición que la de que se desprendiese de alemanes e italianos.”

Juan Negrín, 1938

jueves, 8 de junio de 2017

LOS ESPAÑOLES SEGÚN UNA RUSA ANTICOMUNISTA

*Cuadro de Augusto Ferrer-Dalmau
Imagen relacionada



-Extraído de Pinturas de Guerra

"La División azul vista por una rusa de la época contiene extractos del Diario de Lidia Osipova, una rusa anticomunista en el cerco de Leningrado:

--19 de septiembre de 1941. Tras muchos rumores fallidos ocurrió lo que tanto anhelábamos: los alemanes han llegado. Esperamos con gran tensión y esperanza la libertad y al fin vemos a dos auténticos soldados alemanes que avanzan por la carretera; las mujeres les rodean y les ofrecen lo mejor de sus míseras reservas alimenticias: quien unos huevos, quien un terrón de azúcar, etc. Los alemanes estaban sorprendidos y sin ningún signo de agresividad.

23 de septiembre. Conversamos con dos oficiales alemanes y uno de ellos nos dice que su evangelio es servir al Führer, porque el Führer es su único Dios, ¿Qué significa esto? ¿No habíamos oído ya entre nosotros una fraseología semejante? ¿Nos habremos vuelto a equivocar?

5 de septiembre. El idilio con los alemanes se acabó, comienza la tragedia de la guerra. Ayer, frente a la farmacia, los alemanes ahorcaron a dos hombres y una mujer. Los ejecutaron por merodeadores. Los encontraron en territorio neutro entre las trincheras alemanas y las rusas, pese a que esto es la guerra y nos encontramos en la línea del frente; una oscura nube flotaba sobre la ciudad. La moral de la gente se tornó lúgubre.

25 de mayo de 1942. Nos trasladamos a Pavlovsk

25 de junio de 1942 Circulan rumores de que pronto tendremos aquí a los españoles de la célebre División Azul

25 de agosto de 1942. Conocemos a un intérprete de la División Azul, un tal Alexandr Doski, traductor de la Plana Mayor del Regimiento 262º. Arquetípico emigrante “blanco”: chófer en París, mercenario en la Legión Española, si bien había venido a luchar contra el comunismo; pero esto para él era una circunstancia casual, la paga era mayor; un vulgar trepa. Los españoles eran gente de buen corazón, generosos y humanos, pero frustraron nuestras expectativas respecto a su aspecto físico. En nuestra imaginación los representábamos como un pueblo bello y apuesto, pero en realidad eran de pequeña estatura, inquietos como monos, desaliñados y pícaros como gitanos, pero generosos y simpáticos. Todas las bellas de la ciudad que convivían con los alemanes se pasaron a los españoles y los españoles se mostraron tiernos y corteses con las mujeres. Alemanes y españoles se odiaban cordialmente, principalmente a causa de su rivalidad por las mujeres.

Los españoles recibían dos raciones de suministro, una del Ejército alemán y otra de España, y lo que les sobraba lo repartían entre la población. La población civil valoró de inmediato el benevolente talante de los españoles y rápidamente se establecieron lazos de afecto, no solo con las jóvenes, sino especialmente con los niños. Tales relaciones eran impensables con los alemanes. Cuando los alemanes se movían con sus carros jamás consentían que nadie, bajo ningún pretexto, subiese a bordo. Cuando lo hacían los españoles, los carros se inundaban de niños que iban de un lado a otro con los carreros. Los Josés y Manueles andaban por las calles rodeados de niños colgados de brazos y espaldas

17 de septiembre de 1942. Ocurrió un suceso que conmovió a la población. Un huérfano de guerra que andaba vagabundeando robó un pan, por lo que estuvo a punto de ser fusilado, a no ser por la enérgica intervención de un capitán español (…) Sin embargo, en lo referente al trabajo, era mucho mejor colaborar con los alemanes. Con ellos siempre sabías lo que querían y cómo complacerles; pero estos venales (¿? debe de ser una mala traducción) personajes españoles siempre te dejan colgada con sus órdenes y contraórdenes.

1 de octubre de 1942. Una joven que trabajaba en el baño y la desinfección con los españoles fue muerta por la metralla de una granada. El féretro fue llevado a hombros por los españoles, que la enterraron con todos los honores y con gran duelo. (…) Yo colaboraba con los españoles en la organización del baño y desinfección de soldados, pero mis españoles me tenían agotada y considero interesante establecer un paralelo entre españoles y alemanes tal cual nosotros los vemos. Alemanes: silenciosos y tranquilos. Españoles: ruidosos e inquietos. Los alemanes obedecen las órdenes a rajatabla, por absurdas que sean. Los españoles interpretan las órdenes como cada cual las entiende. Los sábados por la noche los españoles reciben su ración de vino o coñac y cuando se emborrachaban salían por el pueblo a buscar camorra a los alemanes. Los alemanes se defendían, a veces en pleno día y sin que mediara bebida se entablaban peleas entre los soldados. Los alemanes son extremadamente cuidadosos con su equipo y ahorrativos con sus productos alimenticios, no pierden ni una miga gratuitamente. Cuando los españoles recibían sus mudas nuevas, cogían las tijeras y cortaban las perneras, convirtiendo los calzones largos en cortos. Los restos los aprovechaba yo para mi lavandería.

Los alemanes son valientes si así lo manda el Führer. Los españoles que yo conocí carecían de instinto de conservación; en un ataque podían perder el 50% de los soldados, mientras que el otro 50% seguían combatiendo y cantando; esto lo he visto yo con mis propios ojos y hasta los alemanes estaban asombrados con su valor y resistencia.

Los alemanes, pese a su famosa sentimentalidad, podían ser muy groseros con las mujeres. En general les gustaba organizar en lo posible una existencia cómoda con sus parejas y al tiempo se comportaban como egoístas y desvergonzadamente despectivos y groseros con ellas. En los trabajos las obligaban a limpiar las letrinas de sus estancias y cuarteles y liberar de nieve las vías de tren y las carreteras hasta la extenuación, y si se terciaba no tenían reparo en golpearlas. Los españoles eran impetuosos y apasionados, pero respetaban sinceramente a las mujeres; por celos podían apuñalar a sus compañeros, pero en ningún caso abusar de ellas o menospreciarlas. Como ya he dicho, los alemanes y los españoles solo tenían en común su recíproco desprecio.

8 de enero de 1943. Algaradas entre los españoles y los alemanes. Estos habían golpeado a unas mujeres; los españoles salieron a la calle y comenzaron a agredir a todo alemán que encontraban en el camino; las peleas fueron auténticas. Como siempre en nuestro mundo loco, las acciones caballerescas no procedían del mando, sino de los simples soldados”.

lunes, 5 de junio de 2017

"PADILLA ATLANTE" - "LA ABEJA"

Cabecera de ida y vuelta
Padillaas
Escribe :Antonio Moreno Ruiz :
El gran océano Atlántico,
en Sanlúcar de Barrameda,
te lleva cual galeón,
conquistador hacia América,
descubriéndote una azul
inmensidad que es
como un poema de leyenda.
Juan José Padilla:
Atlante de garra épica.
Los caballos de escuela jerezana,
bailan con enorme solera.
¡Jerezano eres tú! Mito vivo
de Jerez de la Frontera,
cuna y crisol de artistas,
al son de bulerías eternas.
Juan José Padilla:
La Andalucía atlántica te siembra.
Los charros mexicanos,
su vestimenta te prestan.
Los caballos de paso peruanos,
como chalán te anhelan.

"A CONFESIÓN DE PARTE, RELEVO DE PRUEBAS" - DIARIO DE LA MARINA


A confesión de parte, relevo de pruebas

viernes, 26 de mayo de 2017

MIS LECTURAS: "EL COLLAR DE LA PALOMA", DE IBN HAZM

Imagen relacionada

En mis larguísimos viajes de autobús, he podido aprovechar el tiempo para leerme a este clásico neoplatónico andalusí. Hablando de neoplatónicos andalusíes, algo leí de mi amigo y maestro el filósofo tosiriano Manuel Fernández Espinosa sobre estos filósofos y me picó la curiosidad, hasta que pasé por mi tierra estas Navidades y me llevé en el equipaje un libro que mi hermana había leído en el instituto: El collar de la paloma, una suerte de Ars amandi, donde se trata de todo tipo de situaciones referentes al amor. Publicado por Alianza Editorial, la traducción es la del arabista Emilio García Gómez; el mismo que explica que el concepto "amor" no es el mismo en las lenguas occidentales que en el árabe, y que por eso puede haber interpretaciones de "homosexualidad". Yo la verdad es que nada sé de traducir árabe, pero doy fe de que esto es muy posible cuando se lee a Ibn Hazm, y que ese "amor de hombre a hombre" no existe "de mujer a mujer", tal y como hoy sigue ocurriendo en los países musulmanes. Así que hay algo que se me escapa.

A pesar de mi ignorancia en filosofía, en muy buena medida leer a Ibn Hazm es como leer filosofía griega, pero con adobos coránicos, y he ahí su exotismo. Ibn Hazm procedía de una familia de hispanos conversos, a la sazón, como la mayoría de Alándalus; sin embargo, era una suerte de "legitimista" de los omeyas, y lingüísticamente, era un purista árabe que no gustaba del romance mozárabe, al que muchos puristas de este porte llamaban "jerga". Por otro lado, nada bien se llevaba con los bereberes. Era una personalidad muy complicada, y esas contradicciones las sufrieron muchos muladíes. Sin embargo, entronca en la tradición hispana polemista, al igual que otras grandes figuras que van desde Marco Valerio Marcial a Francisco de Quevedo.

El libro está tratado desde un punto de vista filosófico y religioso, ofreciendo, asimismo, abundantes descripciones de la Córdoba de la época, así como de la cultura de Alándalus en general, con paralelismos hacia el Oriente; paralelismos de los que al final se acaba burlando sigilosamente, pues conocido es que muchos andalusíes se buscaban imposibles árboles genealógicos orientales, y en el mismo prólogo pide unas "disculpas" al respecto con mucha guasa.

Como vivimos en una tiranía progre, muchos pasajes de este libro serían calificados de homófobos (a pesar de que ese "amor griego" tiene toda la pinta de homosexual, para después condenar con virulencia la homosexualidad, apoyando explícitamente la violencia...), machistas y racistas. La suerte es que los progres no leen. Porque si leyeran, aplicarían esos mismos calificativos a quienes dicen reivindicar. ¿Han leído los todopoderosos y omnipresentes progres "La canción del mariquita" o el poema a Walt Whitman de Federico García Lorca? ¿O al muy taurino Miguel Hernández? O canciones de grupos que se decían contraculturales en los 80... La verdad es que el ambiente dictatorial del marxismo cultural cada vez es más asfixiante, especialmente en Europa occidental.

En fin, sea como fuere, una lectura provechosa e interesante sobre las complicaciones del amor a través de bastantes capítulos y vertientes. Ahora cambio de tercio y me voy con un libro de mitología egipcia que tengo pendiente desde hace años. Ya les contaré.